• Karen Andrea Taborda Benavides

AIESEC a través de mis ojos

Recuerdo perfectamente la frase que escuché por primera vez cuando me mencionaron sobre AIESEC: "buscamos alcanzar la paz y el pleno desarrollo del potencial humano", algo simple pero complejo, porque el solo pensar que una organización busque alcanzar estos objetivos es impensable en la sociedad del siglo XXI. Sin embargo, esa frase fue suficiente para captar mi atención y querer saber mucho más de AIESEC.


Por eso hoy, después de 3 años y unos meses siendo parte de la organización, me gustaría contarles sobre la verdadera esencia de nuestra organización, con el objetivo de que puedan conocer mejor y comprender más lo que hacemos.

De la experiencia que he tenido dentro de AIESEC aprendí, por ejemplo, que lograr la paz no solo es evitar las guerras, es encontrar la tranquilidad, la comprensión, el respeto en uno mismo y de la misma manera proyectarlo hacia los demás, así como también logré aprender que el pleno desarrollo del potencial humano se ve en las habilidades que adquieres cuando haces las cosas con entrega y amor, además de lo mucho que se pueden fortalecer aquellas aptitudes que ya estaban en ti, logrando al final contribuir a la comunidad en donde vemos el resultado de nuestro nuevo yo, a manera personal y profesional.


Así que, preguntando a varios miembros de AIESEC de todo el mundo, qué era la organización para ellos y dónde estaba su esencia, la respuesta colectiva que pude encontrar es en entender que AIESEC es la mejor escuela de vida que puedes tener, ya que siempre te enseña, tanto dentro como fuera de ella, pero ¿qué la convierte en la mejor escuela de aprendizaje del mundo? Es simple: Las experiencias que tienes cuando eres parte de ella.

Dentro de AIESEC muchas personas han logrado superar sus mayores miedos, mostrando la mejor versión de sí mismos, tanto así que he visto como cada persona se ha motivado por otra dentro de la organización, logrando alcanzar hasta sus metas más impensables e incluso encontrando soluciones a cada problema que enfrentan en sus vidas, eso si, sin olvidarse de sus valores, siendo conscientes de quienes son en realidad y de lo que puede afectarle a los demás.


Ahora, si me preguntas, ¿cuál creo yo que es la verdadera esencia de AIESEC? Te diré que está en el camino que cada miembro vive y experimenta individualmente, la esencia está en las personas que conoces y que se convierten en tu segunda familia y está en los retos que decides emprender

Para reinventarte de maneras inimaginables.

Por esto y más, puedo decir que la ESENCIA DE AIESEC está en cada uno de nosotros, en nuestros motivos para continuar, para aplicar a nuevos roles y en las razones que nos llevan a seguir confiando en ella durante mucho tiempo.


Esta experiencia es contada por Karen Andrea Taborda, EST B2C & Marketing 2020.2 para AIESEC en Argentina.

AIESEC Argentina 2020. Todos los derechos reservados.