• Karen Andrea Taborda Benavides

AIESEC, la oportunidad que no debes hacer esperar

“No hay vacantes para quién no busque desarrollarse”, fue la publicidad que apareció en una de las historias de mi Instagram durante el verano. Repetí esta frase varias veces en mi cabeza, me hizo eco, como cuando te dicen una verdad que no querías escuchar. Me detuve varios segundos a contemplarla, como si de repente una persona me llamara con el dedo y yo me sintiera absurdamente atraída.


Alguna vez escuché que los jóvenes muchas veces tenemos la necesidad de reencontrarnos, como si en algún momento abriéramos los ojos y quisiéramos sentirnos parte de lo que estamos viendo. En este caso, la oportunidad me arrasó y decidí tomarla.

Y fueron tres, tres veces las que cancelé mis primeras entrevistas, y no lo hacía por incomodidad o desacierto en la decisión, eran los obstáculos que se presentaban uno detrás del otro, como impedimento para ingresar a esa nueva organización de la que no conocía absolutamente nada. Así que gracias a la paciencia que tuvieron conmigo, por fin lograron agendar mi entrevista y me presenté, algo de lo cual estoy muy honesta estoy muy agradecida.


Hoy me parece absurdo pensar que AIESEC estuvo tantos años frente a mí y no la había descubierto. Al ingresar, me encontré con un grupo maravilloso de personas, que se convirtieron en amigos, aliados, confidentes. Me empapé de la cultura organizacional, de las siglas (nunca nadie te advierte lo que cuesta recordar ciertas cosas), me sentí identificada con cientos de personas en otras partes del mundo, aprendí del trabajo en equipo, la tolerancia, el luchar por los objetivos y lo más importante, me sentí parte. ¿Cuántas veces en la vida tenemos el lujo de sentirnos parte?

Finalmente, podría grabar un documental y llenar de versos bonitos un escrito, pero no llegarían a representar el sentimiento de pertenencia que poco a poco se adueñó de mí.


Quizá la oportunidad estuvo allí muchísimo antes de que yo la descubriera y eso es algo que no me gustaría que nadie más dejara pasar. Por eso, si sabés que tenés esa imperiosa necesidad de también sentirte parte, dale una oportunidad a AIESEC. Conmigo fueron tres veces, pero vos, no la dejes escapar ni a la primera. No esperes más e inscribite en aiesecargentina.org/unite.


Por Nanci Martínez, Rosario-Argentina



1,562 vistas1 comentario

AIESEC Argentina 2020. Todos los derechos reservados.