• Karen Andrea Taborda Benavides

La amistad está siempre a un intercambio de distancia

Mi experiencia de intercambio la defino como la mejor experiencia que me ha pasado en la vida porque en ella pude encontrar grandes tesoros, entre ellos la amistad.

Ni bien empezó el voluntariado y nuestras reuniones semanales con los demás intercambistas, hicimos un grupo grande de argentinos de más o menos la misma edad que yo, en el que también incluimos chicos de otras partes de Latinoamérica. Era increíble porque estamos un grupo de jóvenes que fuimos a Brasil con un mismo objetivo: trabajar por causas solidarias.


A todos nos unía algo y era la aventura, todos buscábamos grandes vivencias y todos estábamos unidos con un gran hilo llamado coincidencia. Éramos personas que disfrutábamos de reírnos y de compartir un montón de recuerdos juntos.


En nuestro tiempo juntos tuvimos muchos viajes, entre esos nuestra visita a una aldea indígena y a unas cascadas cercanas a Vitoria. Nuestro clima de amistad fue recontra lindo y de esta experiencia me quedaron 3 amigos muy cercanos al día de hoy: Damián, José y Fran.


¿Lo mejor de todo? Una vez volvimos del viaje decidimos continuar con la experiencia de intercambio sin salir de nuestra ciudad, por lo cual decidimos ir a un bar de extranjeros acá en Buenos Aires - Capital, con el ánimo de mantenernos en sintonía y seguir conociendo gente de todas partes del mundo, para mantener viva la vivencia que tan bien nos hizo y en la que tan bien la pasamos.


Nuestro encuentro sería cada Jueves, cuando íbamos a Buda Bar que queda en Palermo y la idea era compartir entre nosotros y con los extranjeros. A través de esa cotidianidad de vernos todas las semanas, también fuimos forjando la amistad recontra linda, que siempre se ve teñida de recuerdos de lo que fue el viaje.


Al final siempre tenemos presente nuestro voluntariado en nuestra mente y también todo lo que vivimos allá, las anécdotas que no conocíamos porque nuestros eran diferentes y además no todos trabajamos en el mismo lugar. Sin duda algo que me llena de mucha alegría y nostalgia.


Esta es la experiencia de intercambio de Rodrigo Salinas en Vitoria, Brasil.

AIESEC Argentina 2020. Todos los derechos reservados.