• Jose Scarano

Mi casa se convirtió en una Casa Global


Este verano tuve la posibilidad de hospedar a 6 voluntarios, una experiencia que no solo me ayudo a conocer nuevas culturas sino que me enseño a aprender de las personas, sus ganas de cambiar y colaborar de con nuestro país, poder transmitir nuestra hermosa cultura y compartir nuestras costumbres con ellos.


Algunos de ellos me marcaron por su pasión de cambiar la desigualdad que atravesamos como sociedad, otros me enseñar lo linda que puede ser una cultura como la nuestra, y dejaron un poco de ella en mi hogar.


Conocer a cada uno ellos, por qué eligieron mi ciudad y país para realizar su impacto como voluntarios fue algo que me lleno de esperanzas de que las cosas se pueden cambiar si ponemos nuestro granito de arena.


Durante estas 6 semanas con cada uno de ellos conocí y deguste sus platos típicos, y también sus bebidas.


Como todo argentino les hice probar mate, y afirme mi teoría que el mate amargo solo nosotros lo soportamos ja ja ja, aunque a ellos les gusto, con azúcar pero compartimos ese ritual nuestro.

También salimos a recorrer la ciudad, explorar los puntos turísticos, disfrutar de la parrilla argentina en algunos restaurantes y salir a vivir la noche porteña en todo su esplendor.

De esta experiencia no solo me lleve culturas, y nuevas comidas (si, adquirí muchas recetas de comidas brasileras y mexicanas, y de tragos también), sino que me llevo amigos hermanos de diferentes partes del mundo.

Si pudiera recomendar la experiencia de ser Casa Global lo haría una y mil veces más, y si me preguntan si volvería a recibir un voluntario en casa respondería con un rotundo SI.







Esta es la experiencia de José Scarano, de Buenos Aires.

Si queres saber como hacer de tu casa una #CasaGlobal, inscribite en https://podio.com/webforms/14791916/991792



AIESEC Argentina 2020. Todos los derechos reservados.